Tuesday, October 17, 2006

COMPULSA A TERCEROS

INTRODUCCIÓN

El presente ensayo, tendrá como objetivo, el estudio de la compulsa a terceros que realiza la autoridad fiscal, dentro de las facultades de comprobación de las obligaciones fiscales que la ley le otorga.

Uno de los procedimientos de en las auditorias que practica la autoridad fiscal, como ya se mencionó para comprobar el cumplimiento de las obligaciones que impera el artículo 34 fracción I de la Constitución Política de los Estados U nidos Mexicanos, es el conocido con el nombre de compulsa.
Compulsa, es entendido, literalmente como confirmación.

Es bien conocido que cada vez existen mas medios y medidas para eludir y evadir las obligaciones no solo de carácter fiscal, sino que también las obligaciones en general, tal como evitar otorgar una pensión alimenticia en un juicio de carácter familiar a través de simulaciones en las que están de acuerdo los trabajadores y los patones, o el evitar pagar deudas de carácter mercantil con la simulación de actos jurídicos al momento en que el deudor vende o traspasa sus propiedades a nombre de una persona de su confianza para omitir el pago de la deuda contraída, etcétera.

Bien, entonces, se debe de presumir que en materia fiscal, suceden situaciones similares para sorprender al encargado de la recaudación tributaria en nuestro país, es por ello, que la autoridad fiscal, a través del cuerpo de leyes que rigen su funcionamiento, tales como la Constitución General de la República, el Código Fiscal de la Federación, el Reglamento Interior del SAT, etcétera prevé éstas irregularidades y considera medias suficientes para comprobar el debido cumplimiento de la carga tributaria que cada individuo tiene en éste país y por ende tiene también sus mecanismos necesarios para evitar que se simulen los actos jurídicos tal y como sucede en otras áreas del derecho, y esta previsto en ley, “la compulsa a terceros”.



ÍNDICE

1. Portada

2. Introducción

3. Índice

4. Significado de Compulsa

5. Compulsa Fiscal

6. Definición de Auditoria

7. Auditoria fiscal

8. Compulsa Domiciliaria y de Gabinete
8.1 Requisitos de la orden de compulsa domiciliaria
8.2 Actas de la compulsa Domiciliaria

9. Ejemplo de compulsa a terceros y Crítica

10. Conclusiones















SIGNIFICADO DE COMPULSA

A la letra el diccionario de la Real Academia de la lengua Española, define compulsa como: “cotejar una copia con el documento original para determinar su exactitud”.[1]

Jurídicamente compulsa significa: “examen de dos o más documentos, comparándolos entre si. Compulsa es sinónimo de cotejo. También, la copia de un documento o de unos autos sacada judicialmente y confrontada con su original.”[2]

En éste orden de ideas, se debe de presumir, que para efectos de éste ensayo, la autoridad fiscal, por alguna razón pretende cotejar o comparar cierta documentación para comprobar que efectivamente fue emitida tal cual la muestra el tenedor de la misma.

COMPULSA FISCAL

El artículo 42 del Código Fiscal de la Federación, establece que:
“Articulo 42. las autoridades fiscales a fin de comprobar que los contribuyentes, los responsables solidarios o los terceros con ellos relacionados han cumplido con las disposiciones fiscales y, en su caso, determinar las contribuciones omitidas o los créditos fiscales, así como para comprobar la comisión de delitos fiscales y para proporcionar información a otras autoridades fiscales, estarán facultadas para:
I. Rectificar los errores aritméticos, omisiones u otros que aparezcan en las declaraciones, solicitudes o avisos, para lo cual las autoridades fiscales podrán requerir al contribuyente la presentación de la documentación que proceda, para la rectificación del error u omisión de que se trate.
II. Requerir a los contribuyentes, responsables solidarios o terceros con ellos relacionados, para que exhiban en su domicilio, establecimientos o en las oficinas de las propias autoridades, a efecto de llevar a cabo su revisión, la contabilidad, así como que proporcionen los datos, otros documentos o informes que se les requieran.
III. Practicar visitas a los contribuyentes, los responsables solidarios o terceros relacionados con ellos y revisar su contabilidad, bienes y mercancías.
IV. revisar los dictámenes formulados por contadores públicos sobre los estados financieros de los contribuyentes y sobre las operaciones de enajenación de acciones que realicen, así como la declaratoria por solicitudes de devolución de saldos a favor de impuesto al valor agregado y cualquier otro dictamen que tenga repercusión para efectos fiscales formulado por contador publico y su relación con el cumplimiento de disposiciones fiscales.
V. practicar visitas domiciliarias a los contribuyentes, a fin de verificar el cumplimiento de las obligaciones fiscales en materia de la expedición de comprobantes fiscales y de la presentación de solicitudes o avisos en materia del registro federal de contribuyentes, así como para solicitar la exhibición de los comprobantes que amparen la legal propiedad o posesión de las mercancías, y verificar que los envases o recipientes que contengan bebidas alcohólicas cuenten con el marbete o precinto correspondiente o, en su caso, que los envases que contenían dichas bebidas hayan sido destruidos, de conformidad con el procedimiento previsto en el articulo 49 de este código.
Las autoridades fiscales podrán solicitar a los contribuyentes la información necesaria para su inscripción en el citado registro e inscribir a quienes de conformidad con las disposiciones fiscales deban estarlo y no cumplan con este requisito.
VI. Practicar u ordenar se practique avaluó o verificación físico de toda clase de bienes, incluso durante su transporte.
VII. Recabar de los funcionarios y empleados públicos y de los fedatarios, los informes y datos que posean con motivo de sus funciones.
VIII. allegarse las pruebas necesarias para formular la denuncia, querella o declaratoria al ministerio publico para que ejercite la acción penal por la posible comisión de delitos fiscales. las actuaciones que practiquen las autoridades fiscales tendrán el mismo valor probatorio que la ley relativa concede a las actas de la policía judicial; y la secretaria de hacienda y crédito publico, a través de los abogados hacendarios que designe, será coadyuvante del ministerio publico federal, en los términos del código federal de procedimientos penales.
Las autoridades fiscales podrán ejercer estas facultades conjunta, indistinta o sucesivamente, entendiéndose que se inician con el primer acto que se notifique al contribuyente.”[3]
Ya se determinó que el término compulsa es cotejar alguna documentación para llegar a la conclusión que ambos documentos o la serie de documentos a cotejar, efectivamente sean idénticos y no existan diferencias entre unos u otros.
Ahora bien, el artículo 42 en su primer párrafo del Código Fiscal de la Federación establece que las autoridades fiscales, con el fin de comprobar que los contribuyentes, responsables solidarios o terceros relacionados con los primeros o los segundos han cumplido con las disposiciones fiscales que emanan del artículo 31 fracción IV de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y a su vez o en su caso, que determinen cuales de dichas obligaciones fueron omitidas si existen créditos fiscales a favor de la autoridad e incluso verificar la comisión de delitos fiscales.
De igual forma el artículo 42 en su fracción II y III, señala que la autoridad tiene la facultad para requerir a dichas personas la exhibición, ya sea en su domicilio, o en el de la autoridad, la documentación en la que lleven su contabilidad, los datos o documentos o informes que se les requieran con el propósito ya mencionado, además de que también podrán practicárseles las visitas domiciliarias o de gabinete (en las instalaciones de la autoridad) para revisar la contabilidad los bienes y las mercancías.
He aquí el fundamento de las llamadas “compulsas a terceros”, que no es otra cosa si no la verificación, en uso de sus facultades de comprobación, que lleva a cabo la autoridad para determinar que un contribuyente o responsable solidario, efectivamente haya cumplido con su obligación de tributo y que para ello, debe de cuestionarle a alguno de los clientes o proveedores del mismo, la autenticidad de su documentación fiscal.
DEFINICIÓN DE AUDITORÍA

De igual forma el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, define auditar como: “examinar la gestión económica de una entidad a fin de comprobar si se ajusta a lo establecido por ley o costumbre.” [4]

La definición de auditoria contable es: “revisión de la contabilidad de una empresa, de una sociedad, etc., realizada por un auditor.”[5]

La definición de auditoria fiscal: “Verificación que se realiza con el objeto de verificar el correcto cumplimiento de las obligaciones en materia tributaria de los contribuyentes” [6]

Se debe de considerar, que efectivamente, la auditoria fiscal, es la que debe de tomar trascendencia en el presente trabajo, puesto que estamos ante la presencia de terminología jurídica, que aunque si bien es cierto que la auditoria fiscal, efectivamente la debe de practicar un contador, también lo es que la normatividad con la que se rige la misma, corresponde a un abogado ejecutarla por la siguiente razón: SE CONFUNDE A MENUDO EL CONCEPTO DE AUDITORÍA FISCAL CON EL TÉRMINO VISITA DOMICILIARIA O REVISIÓN DE GABINETE.




AUDITORÍA FISCAL

Como bien ya se mencionó, suele confundirse el término de auditoria fiscal con el de visita domiciliaria o revisión de gabinete por aquellos que no manejan la terminología jurídica, sin embargo, es menester para el abogado no confundir dichos términos puesto que, de acuerdo con lo imperado por el artículo 42 fracción III en relación con el artículo 42 fracción II del Código Fiscal de la Federación, la autoridad Hacendaria, para ejercer sus facultades de comprobación fiscal, puede solicitar al contribuyente, al responsable solidario o al tercero relacionado con éstos la documentación que ésta mas estime conveniente para verificar que efectivamente ha cumplido la obligación de tributar y para ello, puede visitarlo en su domicilio para hacer efectivas esas facultades (visitas domiciliarias), o bien, solicitar que el contribuyente, comparezca ante la autoridad a demostrar que ha cumplido sus responsabilidades tributarias (revisión de gabinete)

COMPULSA DOMICILIARIA

Ahora en el tema específico, se estudia que la compulsa domiciliaria, como ya se mencionó, es el requerimiento que le hace la autoridad a un tercero relacionado con un contribuyente que la autoridad ha decidido visitar para comprobar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, desde luego haciendo uso de sus facultades, que entre ellas, se debe destacar en primer lugar que deberán de estar sujetas al artículo 38 del Código Fiscal de la Federación que establece los requisitos del Acto Administrativo.

Sin embargo, surgen dudas respecto del actuar de la autoridad para poder visitar al tercero, que doctrinariamente, no existen fuentes suficientes que arrojen una idea del actuar de la autoridad.

Dicho razonamiento, debe de ser más lógico que jurídico, puesto que del mismo artículo 42 del ya mencionado cuerpo legal, se desprende la facultad de la autoridad y no existe un apartado especial para dicha facultad y por tanto, las reglas que se deben de seguir para visitar al tercero, deberá de ser las mismas que las de la visita domiciliaria, con la salvedad que al tercero, se le deberá hacer saber que contribuyente está siendo visitado, esto con el objeto de darle certeza jurídica al mismo.

El artículo 44 del Código Fiscal de la Federación, establece las reglas de la visita domiciliaria:

Articulo 44. En los casos de visita en el domicilio fiscal, las autoridades fiscales, los visitados, responsables solidarios y los terceros estarán a lo siguiente:
I. La visita se realizara en el lugar o lugares señalados en la orden de visita.
II. Si al presentarse los visitadores al lugar en donde deba practicarse la diligencia, no estuviere el visitado o su representante, dejaran citatorio con la persona que se encuentre en dicho lugar para que el mencionado visitado o su representante los esperen a la hora determinada del día siguiente para recibir la orden de visita; si no lo hicieren, la visita se iniciara con quien se encuentre en el lugar visitado.
Si el contribuyente presenta aviso de cambio de domicilio después de recibido el citatorio, la visita podrá llevarse a cabo en el nuevo domicilio manifestado por el contribuyente y en el anterior, cuando el visitado conserve el local de este, sin que para ello se requiera nueva orden o ampliación de la orden de visita, haciendo constar tales hechos en el acta que levanten, salvo que en el domicilio anterior se verifique alguno de los supuestos establecidos en el articulo 10 de este código, caso en el cual la visita se continuara en el domicilio anterior.
Cuando exista peligro de que el visitado se ausente o pueda realizar maniobras para impedir el inicio o desarrollo de la diligencia, los visitadores podrán proceder al aseguramiento de la contabilidad.
En los casos en que al presentarse los visitadores al lugar en donde deba practicarse la diligencia, descubran bienes o mercancías cuya importación, tenencia, producción, explotación, captura o transporte deba ser manifestada a las autoridades fiscales o autorizada por ellas, sin que se hubiera cumplido con la obligación respectiva, los visitadores procederán al aseguramiento de dichos bienes o mercancías.
III. Al iniciarse la visita en el domicilio fiscal los visitadores que en ella intervengan se deberán identificar ante la persona con quien se entienda la diligencia, requiriéndola para que designe dos testigos, si estos no son designados o los designados no aceptan servir como tales, los visitadores los designaran, haciendo constar esta situación en el acta que levanten, sin que esta circunstancia invalide los resultados de la visita.
Los testigos pueden ser sustituidos en cualquier tiempo por no comparecer al lugar donde se este llevando a cabo la visita, por ausentarse de el antes de que concluya la diligencia o por manifestar su voluntad de dejar de ser testigo, en tales circunstancias la persona con la que se entienda la visita deberá designar de inmediato otros y ante su negativa o impedimento de los designados, los visitadores podrán designar a quienes deban sustituirlos. La sustitución de los testigos no invalida los resultados de la visita.
IV. Las autoridades fiscales podrán solicitar el auxilio de otras autoridades fiscales que sean competentes, para que continúen una visita iniciada por aquellas notificando al visitado la sustitución de autoridad y de visitadores. Podrán también solicitarles practiquen otras visitas para comprobar hechos relacionados con la que estén practicando.

Es necesario analizar la fracción IV de dicho numeral, puesto que en ella, se menciona la facultad de la autoridad de solicitar el auxilio de otras autoridades fiscales para el mejor cumplimiento de la visita, sin embargo, se vuelve a insistir en que no hacen mención expresa de la compulsa a los terceros, que el objeto de los mismos, es corroborar que efectivamente el contribuyente visitado, este proporcionando a la autoridad información veraz de su situación fiscal.

ACTAS DE LA COMPULSA DOMICILIARIA

Se desprende que del artículo 46 del Código Fiscal de la Federación, deben de existir las siguientes actas, las cuales para efectos de éste ensayo, se modificarán aplicándolas a la compulsa a terceros, resaltando dichas modificaciones, para entender el sentido que debería de tener para una posible redacción en Código, sobreentendiéndose que en el inicio de la visita domiciliaria, se contempla el acta parcial de inicio, que en la compulsa a terceros, se denominará ACTA DE INICIO DE APORTACIÓN DE DATOS POR TERCEROS:
Después las siguientes actas se denominarán:
1.- De hechos u omisiones
2.- Actas parciales por cada tercero visitado
3.- Colocación de sellos o marcas
4.- Actas parciales o complementarias
5.- Levantamiento de Actas parciales en el domicilio de la autoridad
6.- Cierre y entrega del acta final del tercero visitado

Como se puede apreciar, es muy similar el desarrollo de la compulsa a terceros respecto de la visita domiciliaria.
La compulsa de Gabinete, de igual forma se llevará bajo las mismas reglas que la revisión de gabinete que no es otra cosa que la revisión que hace la autoridad sin salir de sus recintos.
El objetivo de la compulsa a terceros, es la revisión de datos, informes y documentos proporcionados por el mismo para así formular los papeles de trabajo y que se obtenga y se certifiquen las copias de los documentos e información obtenida para que en el acta final de visita a tercero, se le pueda hacer saber el resultado al contribuyente visitado.

EJEMPLO DE COMPULSA A TERCEROS Y CRÍTICA

En el ejemplo que mas adelante se señala, se debe de considerar todos y cada uno de los aspectos que se han mencionado en el presente escrito, tales como son las facultades de comprobación de la autoridad fiscal y el más importante por el que se desencadena la compulsa a un tercero, que es el que la misma se debe de desprender de una visita domiciliaria practicada a un contribuyente para comprobar el cumplimiento de las obligaciones tributarias.
En efecto, se contempla que en primer término con el propósito de corroborar (compulsar) la documentación exhibida por el Contribuyente Control Inc. S.A. de C.V. dentro de una visita domiciliaria practicada por el Servicio de Administración Tributaria a través de la Administración Local de Auditoria Fiscal, se expide un citatorio para buscar al representante jurídico de la persona moral denominada Desarrolladora Tres Marías SA de CV, debiendo ser este acto circunstanciado, es decir contener las razones de modo tiempo y lugar.
Acto seguido y al momento en que no se espero al notificador el día y hora señalados para llevar a cabo dicha diligencia, se dejó en poder de un tercero, el acta en donde se ordena la práctica de una visita domiciliaria con relación a operaciones en su carácter de tercero.
Propiamente se inició dicha compulsa con el Acta de Inicio de Aportación de datos por Terceros, en donde de la misma manera, fundando y motivando (aparentemente, no se debe de perder de vista que éste es sólo un ensayo y no una defensa jurídica) el legal procedimiento de la autoridad, desde luego siendo ésta acta circunstanciada.
Dentro de las demás actas parciales que se contemplan para la compulsa, se emitió oficio en donde se solicita la documentación e información a la que se refiere. Propiamente ésta acción de la autoridad, es la compulsa a terceros.


CONCLUSIONES

La compulsa a terceros, que puede realizarse a través de una visita domiciliaria o mediante una revisión de gabinete, debe de estar forzosamente relacionada con una visita domiciliaria o revisión de gabinete que este llevando a cabo la autoridad para corroborar el cumplimiento de las obligaciones tributarias de un contribuyente o deudor solidario.
Dicha situación, debe hacérsele saber al tercero, relacionado en la orden se contenga entre otras cosas como expresión de motivación, de que en virtud de practicársele una visita domiciliaria al contribuyente X mediante orden X y toda vez que del análisis realizado se desprende que dicho contribuyente y tercero tienen o tuvieron relaciones comerciales durante el periodo X, es por ello que se determina ésta visita domiciliaria para verificar las actividades relacionadas con el contribuyente en cuestión.
La importancia de de la compulsa a terceros, estriba en que los datos aportados por éstos, conllevan a un mejor ejercicio de las facultades de comprobación y en consecuencia de una mejor determinación de las omisiones o evasiones relacionadas con los contribuyentes.




[1] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española
[2] http://www.notariapublica.com.mx/diccionario.html#anchor1063302
[3] Código Fiscal de la Federación
[4] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española
[5] Idem
[6] www.gestiopolis.com/Canales4/fin/glosatribu.htm

0 Comments:

Post a Comment

<< Home